domingo, 27 de mayo de 2012

Una variante de las rodillas


Estar en las rodillas, es una posición tradicional en si misma, y ademas de ser la mas cómoda para mi, es la que mas me gusta ya que siento que mi Spanker me sostiene, no solo sobre sus piernas sino también rodeándome con su brazo, aunque mas no sea para sujetar mi mano cuando intento cubrirme.
Dependiendo de cual sea el implemento que utilice para castigarme, la situación aun sobre las rodillas puede volverse complicada. 
Tener mis piernas entre las suyas sobre todo si me las sujeta para que no pierda la posición, es un anuncio de que mi cola estará complicada.

Pues bien, hace un tiempo tenemos una variante de estar en las rodillas que mi Spanker ha adoptado muy a menudo, por no decir casi siempre, que es apoyando su pie en la mesita, en una silla o cualquier superficie que tengamos a mano, y literalmente colgarme de su pierna.


Personalmente no es la posición que mas me gusta, pero como me repite cada vez "esto no se trata de lo que a vos te gusta"
En esta postura me siento bastante mas indefensa, ya que tengo que mantener el equilibrio, y para esto tengo que usar ambas manos. Esto me impide poder cubrirme, e incluso moverme. Y el sin mayor esfuerzo puede mantenerme quieta.                      

Ademas de todo esto, no hay ningún inconveniente en incorporar la paleta, el cepillo o el strap. Tener las piernas colgando hace que la cola este tensa y los azotes duelen muchisimo mas.  Por lo general mis castigos comienzan con el clasico OTK pero en algun momento pasamos a esta posicion y por mas que resisto un poco y pido cualquier otra, no hay nada que pueda hacer para evitarlo.



                                                                                 
Les dejo unas fotos que ilustran esta experiencia y un videito.


video

viernes, 25 de mayo de 2012

Contradicciones del Dia

Fin de Semana Largo. Es el Dia de la Patria, y aproveche para pasear y pasar un par de días con mi Spanker.
Como actualmente vivimos a varios Km de distancia, podría decir que espero nuestros encuentros con bastante expectativa.
En general no se muy bien que es lo que va a suceder. No se si habrá mucho spank o no, si serán sesiones severas o solo Fun Spanking.
Nuestro modo de vivir el Spanking es bastante particular, ya que a pesar de ser puramente disciplinario, (en el sentido de que no es erotico) no tenemos verdaderos motivos. Las palizas son solo porque nos gusta hacerlo. A el le gusta castigarme y a mi me fascina que lo haga. Como si fuese algo terapéutico.

De un tiempo a esta parte la intensidad de los castigos se ha incrementado, y por lo general estoy llegando a mi limite de tolerancia con bastante rapidez, lo cual me genera una contradicción importante, y siento que es todo un conjunto de sin sentidos las cosas que deseo.

Por un lado intento situar nuestras experiencias en la disciplina, pero no tengo un motivo verdadero por el cual ser castigada. Quiza haya cosas que podrian necesitar un poco de limites pero no hay nada que haga que piense dos veces antes de hacerlo por temor a mi castigo.
En nuestra primer etapa spanko teniamos un listado bastante extenso, y eso me daba sensaciones de sobra para sentirme castigada y hasta con verguenza por las actitudes que me llevaban a desnudar la cola ante mi spanker.
Esperaba el dia del castigo con mezcla de sensaciones como expectativa, verguenza y temor. Habia retos, amenazas y muchisima anticipacion, todo era casi perfecto. Pero...  los castigos no podian ser severos en aquel entonces.

Actualmente reemplazamos la falta de motivos por los juegos de rol. Y las palizas tibias pero extensas por encuentros intensos que no hay posibilidad de que sean duraderos porque mi tolerancia se agota en un abrir y cerrar de ojos.
Y con algunos recursos extras, incorporamos la verguenza que me daba ser tan malcriada.

El punto esta en que yo deseo y he pedido palizas intensas, castigos severos, y llegar a mi limite. Pero eso pasa tan rapido que siento que espero mucho tiempo para casi nada.
Y la anticipacion, no esta de mi lado para ayudarme a prepararme mentalmente, porque nunca se lo que va a pasar.

En resumen no se ni lo que quiero. Si el castigo es tibio, siento que tengo el control de la situacion, Si es intenso siento que pasa muy rapido y no alcanzo ni a darme cuenta. Y hecho mucho de menos las situaciones reales y los demas ingredientes que ya no estan.

Me invade el mal humor tipico de cuando las cosas no estan en su lugar, al que intento manejar, en parte ocultandolo y en parte tratando de que mi spanker se de cuenta que se viene una escena de reclamos, un poco antes de que suceda.

Estoy tratando de encontrar solucion a mis contradicciones, pero creo q por el momento la unica salida es una paliza de aquellas, de las intensas.

domingo, 20 de mayo de 2012

Conversaciones off the record


Hace un tiempo me di cuenta que en esta etapa de spankee me encuentro tomando conciencia de muchas cosas respecto a como se da todo en una relacion de disciplina como la nuestra.
Solo voy a escribir desde mi experiencia personal con mi Spanker y no generalizando, pero estimo que debe ser un lugar comun para la mayoria.

El primer asunto esta en el hecho de que cada uno viene con una fantasia en la mente, muy bien armada con respecto a lo que siente y a lo que desea vivir, sustentada ademas por todas las cosas que vemos y leemos de otros que comparten nuestros gustos, con las que en mayor o menor medida nos sentimos identificados. 
Hasta aqui todo se da en un marco de perfeccion, dado que en nuestra mente la situacion es ideal y pasa todo lo que esperamos que pase y del modo exacto que lo deseamos. 
Pero luego, descartando que ya encontramos a la persona ideal para llevarlo a la practica, las cosas pueden suceder un poco diferente.

No vamos a tener en cuenta el detalle que toda spankee deja pasar: El dolor. 
En la fantasia nos duele pero nunca se acerca al dolor que sentimos en la realidad. 
Un reclamo (por decirlo de algun modo) que le he hecho a mi Spanker, es que quiero sentirme en verdad castigada. Quiero sentir ese momento en que no aguanto mas la paliza, y el control de la situacion no esta en mis manos, sino que depende absolutamente de el. 
Pues bien, lo tengo ahora y quiero decirles que es absolutamente diferente a lo que tenia en mente porque en verdad es dificil soportar una paleta que te hace arder la cola terriblemente y aunque supliques sigues ahi recibiendo.

De todos modos, es lo que yo queria. es lo que esta en la fantasia que tengo en mi mente. Lamento a veces no considerar el detalle de como duele, pero de otra manera no seria mi ideal lo que estoy viviendo.

Para llegar a este punto, estan las contradictorias "Conversaciones off the record". 
La Spankee debe saber pedir, y el Spanker escuchar. Es una situacion que quita el encanto de practicar spank, porque toda spankee pretende que el Spanker sepa que hacer. Y de hecho lo sabe, pero lo que no sabe es lo que nosotras tenemos exactamente en mente.
Conversar de lo que queremos como en cualquier otro ámbito es a veces complicado. Nos puede costar pedir, y en el spanking mas que nada, se siente raro pedir mas severidad, considerando que en el momento que llega el castigo nos rebelamos, resistimos y no lo queremos.

Nosotros en particular conversamos bastante de estas cosas. Para ser completamente sincera yo hablo mucho y el supongo que escucha :P Mas que nada porque yo no paro de hablar y el no es de extenderse demasiado en palabras pero en cada paliza siento que ha escuchado todo lo que pido. 


Hay situaciones que son especialmente tentadoras para mi. El rincon por ejemplo es donde me siento mas vulnerable. Pruebo todo el tiempo sus limites cuando estoy ahi parada viendo la pared, controlando mi ansiedad por hacer lo que yo quiero y no lo que me indican. En la practica quisiera hacer un enorme berrinche por el hecho de que me llevan al rincón, y quisiera que el se apiade y diga ok, ven aqui y me de un enorme abrazo, pero si  lo hiciera sentiria que falta algo. 

Lo mismo pasa cuando ya no puedo aguantar mas el castigo y pido que se detenga. En la practica quiero que se detenga, pero si el lo hiciera sentiria que algo no esta funcionando.

A partir de conversar esas cosas es que se llega a una situación casi perfecta. Una tiene que tomar conciencia de que es necesario pedir, aunque en la practica luego diga que no. El spanker en esa situacion no deberia decir,,, "vos me pediste el rincon! por que ahora no lo queres?" porque eso seria altamente desencantador. 
Por eso no debemos temer pedir aunque sepamos que luego vamos a suplicar que no se cumpla. 
Decir que no queremos, hacer exactamente lo contrario a lo que suplicamos que pase Off the Record es como funciona esta situacion. 

Voy a pedir a mi spanker (off the record) terminar con unas hermosas lineas de cane la proxima vez que nos vemos. Pero cuando este ahi, cane en mano, suplicare de rodillas si es necesario, que no use el cane!
Y el me dira... Inclinate si no quieres empeorar las cosas. Yo se que esto es lo que necesitas...

Es asi como funciona amigos! Si alguien tiene una estrategia mejor... me encantaria conocerla :)

miércoles, 16 de mayo de 2012

De Regreso!



Tal y como lo anuncia el titulo, estoy de vuelta desempolvando el blog! 



Han pasado algunos años con tantas cosas que parecen de otras vidas. Es increíble como uno planea y planifica y luego el destino se toma atribuciones que nos dejan en situaciones que se parecen en nada a los que teníamos en mente. 

Y así paso el tiempo... el spank estuvo ausente de mi dia a dia pero nunca fuera de mi mente. El deseo siempre se mantuvo, porque luego de hacer realidad algo tan grande fue muy dificil resignarse a perderlo.

Puedo decir que me fue imposible. Y en muchos momentos no entendi por que la vida me lo dio, para luego quitarmelo de esa manera. Pero todo sucede por algo, aunque en el momento no podamos entenderlo.

Nuestra relacion spanko se esfumo, pero nuestra amistad sobrevivio. Y compartimos muchisimas cosas. Algunas felices, otras amargas, cambios de todo tipo, estados de animos variables. Y aun asi, no apartarnos nunca fue lo unico que siempre defendimos. 

Las cosas han cambiado ahora. Ya no vivimos en la misma ciudad, nos vemos menos, pero seguimos compartiendo todo lo que nos sucede, tal y como antes.
Y el spank es algo que nos sucede. Es algo que a MI me sucede con intensidad. Es inexplicable. Y aunque por momentos perdia las esperanzas de que volvieramos a estar juntos de ese modo, habia algo que me hacia pensar que lo que habiamos vivido iba a regresar.
Podemos llamarle destino, podemos llamarle fe, podemos llamarle como se nos ocurra. Mi mejor manera de entenderlo es que la intensidad con la que lo he deseado, y quien mas sabia de todo eso, hizo que nuevamente sucediera. 

Mi primer post de regreso es para eso. Para que los que aun no concretan su fantasia, porque esa persona que buscan no aparece, o por cualquier otra razon, sepan que nunca deben perder de vista el deseo.

Nunca dejen de sentirse spankees. No piensen que son cosas que le pasan a otros. Sientanse malcriadas, berrincheras, desobedientes y todas esas cosas que nos hacen ser nosotras mismas. 

No ha pasado un dia en que no me haya imaginado en las rodillas de mi spanker. No ha caido una estrella fugaz q se me escape sin pedirle volver a sus azotes, ni una "primer estrella que en el cielo brilla concedeme este deseo", ni un solo cumpleaños, ni un solo brindis de Año Nuevo, ni cualquier situacion donde los mitos dicen que los deseos se cumplen, que dejara afuera mi pedido de que El vuelva a disciplinarme. 

Pues bien... todo ese deseo, multiplicado por cada dia de todos estos años, ha dado resultado. Y ahora por fin plenamente, disfruto de la felicidad de tener a mi spanker otra vez. 

Y he vuelto a sus rodillas, y hemos vuelto a empezar, y es como conocerse de nuevo. Probamos nuestros limites, nuestras fantasias y todo lo que implica volver a ser tu malcriada. 
Dejo que me lleves, que me des a probar cosas que el prejuicio me hace no querer. Disfruto de ser yo misma con vos, de reclamarte, de provocarte, de sentirme niña, de sentirme vulnerable y de resisitir lo mas que puedo por entregarte el control de la situacion. 

Vos bien sabes lidiar con eso. Asi es como volvimos a estar Aqui.