domingo, 5 de mayo de 2013

Cuando la Disciplina es Domestica...

Hace bastante tiempo que tenia ganas de escribir acerca de los detalles de la vida cotidiana de una relacion de Disciplina Domestica.
Si bien en nuestro caso no convivimos todo el tiempo, en general pasamos juntos una semana cada mes, y entonces en esos dias vivimos la disciplina como si lo hicieramos.

Las cosas son un poco diferentes con un Spanker en casa.
Personalmente mi lado Spankee se potencia sensiblemente y la provocacion es casi moneda corriente. Siempre estoy al filo de terminar en sus rodillas todo el tiempo.
La complicidad que tenemos se acentua en los momentos que hay alguien mas alrededor, y puedo leer en su mirada si se da cuenta que estoy pasando los limites aprovechando la ventaja que me da el hecho de que estemos en publico.
De todos modos he recibido algun chirlo al pasar (y no tan al pasar) delante de alguien y la vergüenza que se siente es interminable!

Otro detalle de la convivencia con disciplina es la cantidad de elementos validos para castigar que tenemos en casa.
Cocinar sin recibir un chirlo es casi imposible! Las cucharas de madera por ejemplo, las espatulas de la cocina y hasta la tablita de cortar pan, son buenos elementos para penalizar una respuesta fuera de tono o un comentario indebido.
Y en mi oficina podria decir que he prescindido de tener reglas por obvias razones.

A pesar de todo esto, tenemos nuestros propios implementos que ya he mostrado en algun post anterior, los cuales, para que no queden dudas que en esta casa se imparte disciplina autentica, mi Spanker ha decidido ubicarlos visiblemente en el dormitorio. Una especie de recordatorio de como deben ser las cosas.

"Los dejare aqui para que recuerdes como debes comportarte"

Están en un perchero en la pared al pie de la cama, siempre a su alcance por si la situación se pone difícil :P

El strap y la paleta de madera siempre estan ahi. Y al lado, en el rincón, los 3 canes de rattan, como para no dejar lugar a dudas. 



















Otro detalle que caracteriza nuestra practica de Disciplina Domestica, es la presencia de nuestras mascotas en casa. 
Con el tiempo ellos se han acostumbrado al sonido de una buena paliza. Siempre estan rondando cerca, e incluso si estan durmiendo pareciera que ni se enteraran de lo que sucede. 
En mas de una oportunidad interrumpen nuestro clima de castigo y terminamos riendo de la naturalidad con que lo toman. 

video

En definitiva, puedo concluir que es toda una experiencia ser disciplinada en casa....